¿conoces reclamar banco?
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Qué son y cómo recuperar el dinero si las adquiriste por error.

Cédulas hipotecarias.

Las cédulas hipotecarias son un producto financiero complejo, no recomendable para clientes de banca que no tengan amplios conocimientos financieros. Menos famosas que las participaciones preferentes o la deuda subordinada, las cédulas hipotecarias son utilizadas por los bancos para captar capital.

Básicamente existen tres tipos de cédulas:

  • cédulas  hipotecarias simples –las más habituales-
  • cédulas hipotecarias multicedentes
  • cédulas territoriales.

cedulas-hipotecarias-reclamarLas cédulas hipotecarias son un producto financiero de renta fija, formado principalmente por muchos ‘trocitos’ de préstamos hipotecarios del banco en cuestión. Con las cédulas hipotecarias el cliente presta dinero al banco y obtiene como garantía préstamos hipotecarios que el banco ha dado a otros clientes.

Funcionan como un híbrido entre un depósito a plazo fijo y un bono: si bien se debería recuperar lo invertido más un tipo de interés, se venden en el mercado de renta fija AIAF, donde los clientes ‘normales’ tienen difícil operar y donde es posible que el cliente pierda dinero debido a las diferencias en la cotización.

Las cédulas hipotecarias multicedentes son emisiones de cédulas hipotecarias puestas en circulación por varios bancos en lugar de por uno solo, con el objetivo de alcanzar una cifra de dinero más grande. Así, los bancos se apoyan unos a otros en caso de falta de liquidez de las cédulas hipotecarias.

Respecto a las cédulas territoriales son similares en cuanto a su funcionamiento a las cédulas hipotecarias con la diferencia de que, en lugar de estar formadas por créditos hipotecarios, lo están por los préstamos y créditos concedidos por el banco que las emite al Estado, a las Comunidades Autónomas y a otras entidades locales y organismos autonómicos, así como a diversas entidades pertenecientes al Espacio Económico Europeo. Es decir, están ‘sostenidas’ por deuda pública





Normalmente no debería haber problemas de liquidez con estos productos, aunque su funcionamiento y el hecho de que por ejemplo en Estados Unidos la banca ligase su rentabilidad a la ‘salud’ de las tristemente famosas hipotecas subprime o ‘hipotecas basura’, hace que no sean aconsejables para un ahorrador de a pie que no quiera ningún riesgo para su dinero.

Además los juzgados españoles han demostrado que, en ocasiones, los bancos han colocado estos productos sin informar debidamente a los clientes de los riesgos, haciéndoles creer en algunos casos que contrataban productos sin riesgo y que su dinero estaba seguro.

Si tienes problemas, no lo dude reclame.

Información aquí o en el 900 525 135

Reclama
reclamar bonos bancarios

Complete el formulario y contactaremos lo antes posible.

Mensaje

cedulas-hipotecarias