Los riesgos de los pequeños préstamos al momento

  • Los riesgos de los pequeños préstamos al momento

    Los riesgos de los pequeños préstamos al momento

    ¿conoces reclamar banco?
    Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

    Algunas firmas ofrecen cantidades pequeñas a financiar en plazos muy extensos y aplicando intereses que se disparan si se registra un impago

     
    Hágase a la idea: necesita unos 400 euros para pagar la lavadora que justo se le ha roto durante las vacaciones de Navidad. No tiene posibilidad de pagarlos con sus ahorros, porque ahora mismo no dispone de dinero. Recurre a un familiar. Se los presta con la condición de que se los devuelva al mes siguiente, cuando cobre la próxima nómina en el trabajo. Sin ningún coste. Esta situación sería la más normal del mundo si no fuera porque ese familiar es un establecimiento de crédito y la promesa de no cobrarle intereses se transforma en una penalización de hasta el 200% en el caso de que, llegado el mes de febrero, no pueda devolver el dinero que le han adelantado.

    Esta simulación refleja las condiciones en las que algunas compañías aprovechan estos días de estrechez económica para vender sus productos. Aparentemente todo es fácil y sencillo, pero en las condiciones de los préstamos se encuentran unas cláusulas que en algunos casos conllevan un mayor coste del propio préstamo solicitado.

    Los microcréditos, o créditos rápidos, pueden ser una vía para solucionar los problemas económicos por los que pase una familia en un momento determinado, siempre que sepa cuáles son las condiciones a las que se atiene el titular del mismo cuando firma el contrato. Más aún si toda la gestión se realiza a través de internet, donde la lectura de los documentos suele ser mucho más rápida que en formato físico, y cuando más ‘letra pequeña” se pueden dejar escapar.

    Este tipo de empresas ofrecen cantidades que no suelen ser muy elevadas -van desde los 200 hasta los 4.000 o 5.000 euros, dependiendo de cada financiera-. Se trata de cuantías que se usan para cubrir agujeros inesperados; o compras esporádicas con las que no se contaba y sobre las que se está dispuesto a financiar. Pero también hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, cobran tipos de interés incluso superiores al 25%, lo que encarece el coste total de la compra que se realiza, a base de prolongar durante muchos meses esa financiación. Los expertos sostienen que el plazo de devolución de un crédito al consumo no debería superar al del tiempo en el que se va a disfrutar del bien adquirido.

    Por otra parte se encuentra la modalidad de las tarjetas ‘revolving’, en las que las entidades conceden un capital del cual se va disponiendo cuando se desea y se va amortizando con cuotas fijas. Con el paso del tiempo, ese dinero disponible se regenera automáticamente.

    El desembarco de épocas de compras como las rebajas puede hacer que muchas personas olviden sus objetivos de ahorro y caigan en la tentación de los descuentos. Según un estudio realizado por KRUK, compañía de gestión de cobro de deudas, sobre los hábitos de compra de los españoles, el 33% reconoce que compra por impulso cosas que no necesita y el 27 % asegura que no puede controlarse y muchas veces compra objetos y servicios que no puede permitirse.

     

     


     

     

     

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Mensaje

    Reclamar banco

    Comments are closed.